Puntos fuertes y débiles de cada película nominada a los Oscars (Parte 2)

La carrera hacia los Oscars comenzó y con ello la expectación, y por qué no decirlo, incertidumbre por cual de todos los filmes se llevará la estatuilla a mejor película del año. El 2017 nos dejó con muchos sabores en el ámbito cinematográfico, por lo que la aclamada Academia se hará presente este 4 de marzo próximo, para darnos a conocer lo mejor de lo mejor del séptimo arte.

Desde encuentros bélicos, pasando a un terror que mezcla conflictos raciales y un amor que sobrepasa límites, son algunas de las temáticas abordadas en los largometrajes nominados en la 90° ceremonia de entrega de los Premios Óscar, los que nos darán más de una sorpresa.

The Shape Of Water (La Forma del Agua, Guillermo del Toro): 

Gira en torno a una joven muda, Elisa, que trabaja como limpiadora en un laboratorio gubernamental al que ingresan una extraña criatura anfibio humanoide, con el fin de estudiarla, para obtener ventajas en una carrera espacial que EE.UU disputaba en plena Guerra Fría. La joven comienza a visitar a esta criatura, estrechando un fuerte vínculo.

Nominada a 13 categorías y una de las más aclamadas de la temporada, este trabajo, realizado por un director que suele sorprender por los argumentos que aplica en sus historias, nos trajo un amor que rompe todas las barreras existentes para el ser humano, la que, al menos a mi, hizo volver a creer en un amor sin límites. Ocupando recursos como lo “sobrenatural”, vestuario, música y la ambientación sesentera, The Shape Of Water es una perfecta combinación de fantasía, suspenso y un romanticismo que no cae en lo empalagoso, llevando la historia más allá y logrando conmover a más de un espectador.

Nominada a: Mejor película, Mejor director, Mejor actriz, Mejor actor de reparto, Mejor actriz de reparto, Mejor guión original, Mejor banda sonora, Mejor edición de sonido, Mejor sonido, Mejor diseño de producción, Mejor fotografía, Mejor diseño de vestuario y Mejor montaje

Debería ganar por: La perfección con la que se desarrolló la historia, con el vestuario y sonido de la época, el tono literario en la voz de Jenkins, además de tener un guión que logró sobrepasar las palabras para explicar hechos y emociones.

Lo peor: El letargo de algunas escenas y el villano, un poco caricaturizado y falta de poder en el personaje.

Oscar

 

Call me by your name (Llámame por tu nombre, Luca Guadagnino): 

Aquí tenemos otra historia de amor, pero con una trama tan contundente que pareciera tomara días para asimilar lo que el director italiano quiso decirnos. El filme nos trae a una historia que toma forma en 1983, cuando un joven judío estadounidense de 17 años, comienza una relación con Oliver, un estudiante de posgrado, que poco a poco va tomando fuerza y ambos experimentan sensaciones por primera vez.

Aclamada por la honestidad y la gran emocionalidad que carga la película, Call Me By Your Name es un filme que no te deja indiferente ni cae en la morbosidad, sino muestra un amor limpio entre dos jóvenes que se encuentran así mismos en el otro, trascendiendo por mérito propio al reflejar algo mucho más universal que todo a quien que haya amado, puede empatizar con la historia.

Nominada a: Mejor película, Mejor actor, Mejor guión adaptado y Mejor canción original

Debería ganar por:  Una película que muestra lo justo y necesario de una historia completa desde principio a fin, además de la capacidad y complicidad de sus protagonistas.

Lo peor: No sé si puede estar situado en “lo peor”, pero tiene un poco de deficiencia técnica en la producción.

Oscar

Dunkirk (Dunkerke, Christopher Nolan): 

Ni la mejor película bélica, ni la mejor de Nolan, pero es un buen reflejo de humanización en tiempos de guerra y de una experiencia que estremece a medida que avanzan las escenas. Dunkirk cuenta la historia de una operación militar en plena Segunda Guerra Mundial, que consistió en la evacuación de militares en plena invasión de Francia.

De esta forma, este largometraje se caracteriza por la escenografía bélica y el efecto sonoro que la guerra produce, destacando la producción con la que Nolan logró una especie de “viaje visual” a través de una casi perfecta realización, además de recurrir a efectos más tradicionales, que le dieron a la película un toque un poco más “sombrío” y no “full color” como acostumbramos ver en la gran pantalla. 

Nominada a: Mejor película, Mejor director, Mejor banda sonora, Mejor edición de sonido, Mejor sonido, Mejor diseño de producción, Mejor fotografía y Mejor montaje

Debería ganar por: El gran montaje, fotografía y la producción y recursos para la imagen con lo que cuenta la película, además de lograr un sonido tan nítido que transporta al lugar de los hechos.

Lo peor: El guión lamentablemente no está a la altura de lo impecable de su producción.

Oscar

Darkest Hour (Las Horas Más Oscuras, Joe Wright): 

Aquí estamos frente a una magistral actuación; bueno, no se podía esperar menos de un grande como Gary Oldman en el papel del primer ministro británico Winston Churchill. Un líder nato de la Segunda Guerra Mundial que dirigió la operación de rescate de los soldados en Dunkerque. 

Una coincidencia con el trabajo que hizo Christopher Nolan, pero es que tener la historia tras una de las operaciones más grandes, es una gracia inigualable con la que Joe Wright realizó y dirigió una película que sin duda más de alguna estatuilla se llevará. El maquillaje y vestuario son puntos claves en la producción, y repito, con todo el respeto y reconocimiento que el resto del equipo tiene, Oldman llevó el personaje más allá. 

Nominada a: Mejor película, Mejor actor, Mejor diseño de producción, Mejor fotografía, Mejor maquillaje y Mejor diseño de vestuario

Debería ganar por: Si no es mejor película, definitivamente la estatuilla debería recaer en mejor actor. La producción, maquillaje y visualización la hacen una candidata por el gran premio.

Lo peor: Pese a la buena actuación de Gary Oldman, no es hasta el final que “Churchill toma el mando”, recreando al personaje.

Oscar

Get Out (¡Huye!, Jordan Peele): 

Llena de conflictos raciales, este filme de terror se posiciona en la categoría “Mejor película”, después de que “El silencio de los Inocentes” se llevara la estatuilla en 1992. Un género poco común para esta ceremonia, lo que quizás la convierta en un hito este año.

Pues bien, la película se centra en un joven que conoce a la familia de su novia y el conflicto comienza ahí, él negro y ella blanca ¿suena a historia repetida? la verdad es que no. Porque desde el momento que el protagonista pisa la casa de sus suegros, extrañas cosas y comportamientos empiezan a ocurrir alrededor de una historia que oculta algo inimaginable. Pero eso no es todo, los giros por los que la trama atraviesa son bastante inesperados cuando la discriminación racial es tratada de manera irónica y el terror se mezcla extrañamente con una comedia que te mantiene atento a cada escena. 

Nominada a: Mejor película, Mejor director, Mejor actor y Mejor guión original

Debería ganar por: La apuesta que presenta un filme de terror es los Óscar no es común, por lo que la originalidad y guión son los puntos a favor de este largometraje.

Lo peor: Pese a la mezcla entre terror y comedia, en algunas escenas se torna un poco absurda.

Oscar

Estas fueron las 5 de las 9 películas nominadas a la 90° entrega de los premios Óscar 2018. La primera parte la puedes encontrar haciendo click aquí

También en Ozom!

Verónica: ¿Es realmente la mejor película de terror?

Verónica es un largometraje de terror dirigido por Paco Plaza, protagonizado por Sandra Escacena y …

La historia de Chile en los Óscar

Estamos a nada de la ceremonia más importante en el mundo del cine, la cual …

Danos tu opinión

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *