La forma del agua: Amor por el cine y la ficción

Hay pocas cosas en el cine tan gratificantes como ver una cinta quererse a sí misma y amar lo que representa. La forma del agua devolvió ese cine que las películas actuales habían desviado por sucumbir ante el éxito y fama hollywoodense.

Profesar un amor en cualquier aspecto puede resultar bastante complicado, ya sea por la timidez, vergüenza o miedo de lo que digan los demás. Gracias a Diosito y todos los seres regentes en los que puedan creer o no, Guillermo del Toro es un tipo que cree en el amor a toda costa y eso, se ve en cada una de sus cintas.

Porque sí, ha sido participe de varias películas con gran presupuesto “comerciales”, pero de igual manera se nota su encanto y fascinación por el cine, tanto clásico como contemporáneo.

La forma del agua tiene bastante de donde sacar y analizar, desde su amor por el cine clásico hasta su conversión por un cine musical. El espectro de colores vividos que recuerdan esas cintas llenas de movimiento y finales felices, su ambiente lúgubre y turbio como lo sería una película de cine negro. Una oda al cine en todo su esplendor y ramas.

La cinta tiene varias referencias a otras del genero de ciencia ficción, el más cercano que se me viene a la mente es “El monstruo de la laguna negra”, un clásico en la época de la Guerra Fría (coincidencia con el ambiente de La forma del agua, quizá) que trata sobre una criatura mitad pez y mitad humano encontrado en alguna parte de la amazona.

Acá básicamente usan la misma premisa principal que es la de una criatura mitad pez/humano encontrado en Sudamérica y que es llevado a claustro a los laboratorios estadounidense. Michael Shannon cumple el rol de un despiadado “carcelero”, estereotipo de esa época, conservador y acosador, quien solo quiere llevar a cabo su misión de matar a esta especie.

Como en todas estas cintas, la criatura no es un peligro para nadie en la tierra. Aquí es donde se encuentran con el escuadrón anti-sistema que lo forman, Elisa Esposito (Sally Hawkins) y Zelda Fuller (Octavia Spencer) ambas son parte del personal de limpieza y testigos del maltrato causado a la bestia.

Elisa es la que se vuelve más cercana a la criatura, poniéndole discos de jazz y dándole de comer, lo que en poco tiempo se comenzará a sentir en una atracción natural. De ahí en adelante, lo que ocurre después puede perturbar a más de uno, ya que su relación pasa al ámbito donde hacen de todo -literal- y Del Toro ofrece una estética preciosa, para nada estropeada.

Sigo creyendo que darle una importancia esas escenas más allá de las que merecen es sobrepasarse. Como humanidad tenemos una mitología donde los dioses se reproducían con los humanos, las ninfas tenían el poder de cambiar a gusto y hay miles de príncipes sapos. ¿Por qué no una relación entre la humana y esa especie es tan anormal? Son parte de la mitología cinéfila.

Pero la atracción de Elisa por esta criatura no parte por el hecho de amor u atracción curiosa, si no por su reconocimiento. Al igual que la criatura, ella es muda y no puede comunicarse, lo que propicia que se sienta completa con él. Ambos desechados por la sociedad y marginados por todos.

El ámbito político también es marcado en la película, quizá no tanto, pero al menos en sus personajes secundarios se deja mucho notar. Para empezar los dos mejores amigos de Elisa, Zelda y Gilles tienen condiciones que para esa época no eran bien aceptadas. Ella era negra y el homosexual. El Dr. Hoffstetler es un espía ruso encubierto, más el Coronel conservador. Una fábula de estereotipos políticos a grandes rasgos.

Un argumento que no frena y que jamás es interrumpido por escenas fuera de contexto, La forma del agua completa esto con mini películas de sus personajes secundarios. Aplausos para Sally Hawkins que en ciertos momentos me recordó a Charles Chaplin, una muda en una película musical y para Doug Jones que, con poco, hace una criatura memorable.

No hay más que decir que ya no se haya dicho, La forma del agua es esa película que recuerda el cine antiguo, el cine negro y el cine musical, pero de una manera tan perfecta y serena que lo expande a todos sus personajes, tan, pero tan bien actuados.

Trailer: 

También en Ozom!

Post

The Post: Los Archivos del Pentágono

Corre 1970 y la Guerra de Vietnam está desatada. El estudio que realizó Estados Unidos …

Voldemort

VOLDEMORT: Origins of the Heir (Precuela)

Después del gran éxito que la saga Harry Potter alcanzó y lo que Animales Fantásticos está logrando, el …

Danos tu opinión

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *