Jumanji 2: Un mundo por descubrir [Reseña]

En la vida constantemente nos están pisando los pies y apuñalando por la espalda, algo común con lo que lidiar. Lo peor de todas estas situaciones es cuando tú mismo te pisas los pies y te apuñalas por la espalda. Jumanji 2 es buena, entretenida y trepidante, pero se termina matando sola.

La cinta nos sitúa a más de 20 años ocurridos los sucesos de la primera Jumanji, donde ya nadie ocupa los juegos de mesa y la juventud prefiere buscar la tecnología que nos proporciona el avance mundial. Ok, con eso está bien y de ahí en adelante se toman decisiones bastante buenas.

Por ejemplo, la idea de transformar el tablero en un juego virtual me parece estupendo teniendo en cuenta que ya no es una película realizada en los 90 donde la incipiente industria de los videojuegos comenzaba su reconocimiento más masivo.

Para buena suerte de la película, el cambio funciona muy bien. Y ese giro también justifica que el CGI sea un poco pobre para el presupuesto, ya que la consola no es de gran generación por lo tanto permite hacer unos efectos especiales un poco más bajos que son comprensibles.

La historia no da para mucho análisis, es bastante plana en su desarrollo y concepción, pero si tiene esa chispa en sus diálogos que la hacen marchar a paso rápido. Gran parte de esto se le debe a la dirección de Jake Kasdan, quien encuentra el punto perfecto entre los protagonistas y demuestra una química natural por donde se le mire.

El humor es uno de los puntos fuertes en la cinta. Jack Black interpreta el avatar que elige Bethany, la típica rubia que todos odiamos. La cosa es que Jack Black interpreta a Bethany, literal, es como si tuviera una Regina George dentro de él y llevo eso un grado más allá, lo que nos propicia unas escenas muy graciosas.

Karen Gillan ya le había dado ojitos a la comedia de acción y la verdad es que se le da muy bien, podemos sentir como si interpretara a Martha -la niña-, en menor nivel que Black, pero aun así destaca bastante sus gestos, forma de ser y evolución durante la trama.

Lo mismo va para Dwayne Johnson, quien interpreta al avatar de Spencer, el típico ñoño. Como siempre muy carismático, un humor bastante suave y logra capturar la esencia de ese nerd, por lo que sale jugando de muy buena manera.

Los problemas con la cinta comienzan con Kevin Hart. Hasta lo anteriormente mencionado, el humor es muy sutil, natural y nada forzado, pero Hart lo sobre exige para tornar algunas bromas pésimas en abrumadoras, no quita que no sea chistoso en ocasiones, pero deja muchos ¡meh! Tampoco logra capturar la esencia del bravucón de la escuela, son dos personajes muy distintos y ninguno de los dos gusta.

Pero su mayor problema, es ser una secuela de Jumanji. Cuando Alan Parrish vuelve luego de estar 26 años en Jumanji es prácticamente un caníbal que logro sobrevivir a duras penas. Pero ¡sorpresa! Alan Parrish vivió esos 26 años en una choza que construyo y que actualmente la ocupa Alex –personaje de Nick Jonas– donde tiene todas las comodidades posibles, incluso su especialidad es hacer margaritas. WTF. 

Se podría argumentar que Jumanji cambio durante los siguientes años, pero de igual manera genera ruido, partiendo desde las declaraciones por parte del equipo argumentando que comparten mundo con la original hasta la falta de misticismo. Para disfrutarla hay que pensar que es Jomanji o Jumunju, no Jumanji.

El villano es pésimo, no merece pantalla y de hecho casi no tiene pantalla, innecesario. Por eso va aquí. 

Jumanji 2 es buena, divertidísima y cumple como debe con su papel de entretener, pero no va más allá y prefiere quedarse como la secuela inferior de la gran película original de 1995.

Trailer: 

También en Ozom!

Verónica: ¿Es realmente la mejor película de terror?

Verónica es un largometraje de terror dirigido por Paco Plaza, protagonizado por Sandra Escacena y …

La historia de Chile en los Óscar

Estamos a nada de la ceremonia más importante en el mundo del cine, la cual …

Danos tu opinión

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *